Balizas en el territorio

Autor/es:

Nuestras ciudades tienen una capa tecnológica, cada vez más grande y más densa, que está conformada por los diferentes flujos y redes entre los que se destacan los de información. Una piel digital distribuida y en constante expansión por el entorno urbano.

Las nuevas lógicas proyectuales serían las que plantean los flujos y las propiedades inmateriales del territorio, abundancia de datos que están en continua evolución y movimiento. Estos forman un tejido sin imagen definida que se sobreimprimen a lo físico. La comprensión de lo expresado anteriormente nos abre la posibilidad a una forma más totalizadora de comprensión de nuestros territorios, lo cual implica un nuevo potencial de diseño espacial de los entornos en los que vivimos.

En este nuevo contexto que propone el “entorno de flujos e información” sería necesario diseñar lugares de contacto donde se producirían los intercambios y el vínculo con la “realidad”. Se conformaría un proceso de adquisición de información, procesamiento y devolución de la misma, tanto de forma individual como colectiva, (balizas interactivas – interfaz).

¿Cuáles son los índices reales de contaminación del aire cerca de tu casa ? ¿Y de contaminación acústica? ¿Y de humedad del aire? Ahora imagina que los pudieras conocer, compartir y comparar al instante con otros lugares de la ciudad, en tiempo real… ¿Cómo podría esa información ayudar a mejorar la vida en nuestro entorno?” (Proyecto Sensores Ciudadanos).

Las mediciones de la información que emite y recibe el territorio nos posibilitarían a establecer una estrategia de intervención con el mismo. Medir es registrar el cambio, tanto instantáneo como acumulado, es percibir las variaciones para actuar. Esto nos permitiría tener diseños que puedan ir adaptándose a las diferentes situaciones como respuestas a las mismas. El conocer los flujos – datos del lugar, nos favorecen en una mayor gestión de nuestros recursos. Podríamos reinventar nuevas territorializaciones, volveríamos a conectarnos con nuestros entornos y generar nuevas condiciones de urbanidad.

Los modos de vida y los de habitar el territorio están cambiando frente a la concepción tradicional, la incorporación de los datos del territorio es paisajísticamente relevante y motivante. Buscar, reflexionar y experimentar nuevas formas de conexión con los espacios de expresión cambiante nos permite conectarnos con nuestros entornos recordándonos tanto su fuerza como su belleza.

Publicado por | 27 de septiembre de 2016 - 18:30 | Actualizado: 12 de octubre de 2016 - 17:14 | PDF

Página 1 de 11