Teshima Art Museum. Naturaleza, arte y arquitectura.
Por Bach. Gabriela Rosso

03_IMG01_Rosso

Programa: Museo de Arte
Autor: Ryue Nishizawa
Ubicación: Isla Teshima, Kagawa, Japón
Año: 2010

Estudiante :: Gabriela Rosso
Tutores :: Mg. Arq. Roberto Langwagen y Arq. Raúl Felipe Buzó

03_IMG02_Rosso

607 Karato, Isla Teshima, Kagawa, Japón.Coordenadas: lat. 34,489; long. 134,091

Teshima es una isla ubicada al este del Mar Interior de Seto, al sur de Japón, donde actualmente residen 1.000 habitantes. Se accede en Ferry, arribando a uno de los puertos de la isla, Leura Port o Kerato Port.
En el dialecto Chino, Teshima, proviene de ‚especial‛ y ‚abundancia‛, características que se reflejan en los recursos naturales y culturales que rodean la Isla.

Hoy en día, en sus 14,5 kilómetros cuadrados de tierra, se reflejan paisajes rurales, donde se desarrollan actividades agrícolas y pesqueras. La isla es una fuente de recursos de piedra Toba desde hace muchos años, y hacia su centro se encuentra la montaña Dan-yama, recubierta por un bosque primitivo. Todas estas características realzan la fuerte presencia del ambiente natural en la Isla de Teshima.
Hacia mediados de la década del ‘70, la Isla fue utilizada como vertedero ilegal de tóxicos industriales. Desde el cambio del milenio, se intenta reconstruir la región, reavivando la actividad agrícola original y haciendo de Teshima un atractivo cultural.
Fue parte de este plan, la construcción del Museo de Arte de Teshima, creado para actuar en armonía con este entorno natural. Fue diseñado junto con la artista Rei Naito, para coexistir con su obra de arte, llamada Matrix. Naito es una artista japonesa con un estilo delicado y suave, y tiene la habilidad de trabajar con fenómenos de agua, luz y aire, creando así sus obras de arte. En el caso de Matrix, intervienen elementos como el agua subterránea, piedra, hormigón, cuerdas, cintas y pelotas pequeñas, y otros elementos no tangibles como son los sonidos de la naturaleza, la luz, la brisa y el tiempo.

El edificio se ubica en la cima de una colina, rodeada por terrazas de arrozales que miran al océano. Las terrazas fueron reconstruidas como parte del plan de restauración de la Isla, e inciden en el escenario paisajístico. El edificio se asoma en la colina, describiendo la forma de una gota de agua, y definiendo en todas sus secciones curvas libres, que acompañan los movimientos de la naturaleza y recrean las formas onduladas del paisaje.

03_IMG04_Rosso

Entorno inmediato. (Rafael Pérez. Viaje de Arquitectura 2013)

03_IMG11_Rosso

Imagen exterior. Mar Interior de Seto, terrazas de arrozales. (http://raydipediarch.pixnet.net/ – fecha de consulta: 9.12.2014)

Ryue Nishizawa diseña los distintos espacios y elementos que conforman la obra arquitectónica total. Define tanto el espacio donde se desarrolla la obra de arte de Rei Nato, como un pabellón de tienda y cafetería, un lugar destinado a la venta de tickets de entradas, y el entorno vegetal con fuerte impacto en la obra. Especifica la materialidad del edificio y el mobiliario, y también la vegetación del ambiente, en base a que los tres elementos: entorno, arte y arquitectura, operen de forma conjunta.
El Museo de Arte de Teshima, se encuentra insertado en una topografía irregular. Se destacan infraestructuras intervenidas por el hombre, como muros de piedra, senderos, y terrazas de arroz, que combinadas con la vegetación natural y con la dispuesta en el diseño del arquitecto, recrean un escenario único y especial.
La variedad de colores, olores, sonidos, texturas, y formas, tanto rectas como curvas, se perciben en cada sendero. Estos fueron pavimentados con hormigón claro, y plantean una serie de recorridos que llevan a descubrir los distintos paisajes que rodean al edificio.
Para la vegetación, fueron elegidas plantas locales, especialmente hierbas silvestres con flores y frutos, como mandarinas, limones y frutillas, que en conjunto dan significado a la identidad natural de la Isla Teshima.
Con el transcurso de las distintas estaciones del año, los paisajes cambian. Los arrozales acentúan el particular aspecto sensorial y sensación de vitalidad que se percibe en el Museo. En primavera aparece el espejo del agua de las plantaciones. Durante el verano se destacan los verdes brillantes, en otoño el dorado del arroz está pronto para ser cosechado y el silencio total es representado en el invierno.
Ryue Nishizawa pensó la planificación del entorno del Museo como parte del ecosistema total del área de Kerato.
Al recorrer el sendero que conduce al edificio, se perciben dos delgadas cáscaras de hormigón blanco de 25 centímetros de espesor, donde la mayor alcanza los 6 metros de altura. Estas florecen de la tierra, simulando ser parte de la topografía y el paisaje exterior. En una de ellas se desarrolla la obra de arte de Rei Naito, la otra, oficia de tienda y cafetería.
El edificio principal ocupa una superficie de 40 por 60 metros cuadrados. El interior es completamente libre y limpio, permitiendo que el espacio se extienda en horizontal y hacia abajo. Dos grandes agujeros ovales, hacen que la cáscara quede perforada y son los puntos de vínculo con el exterior. Luz, agua de lluvia y aire fresco entran a formar parte del interior del edificio, y traen consigo sonidos y olores de la naturaleza.

03_IMG06_Rosso

Interior pabellón tienda y cafetería

El espacio es orgánico, de grandes proporciones, donde agua subterránea parece florecer de varias pelotas pequeñas formando formas inusuales y recorriendo toda la extensión de la cáscara y su suelo. El interior del edificio queda contenido por el entorno y por la obra de arte, logrando así, un interior dinámico, cerrado y abierto a la vez, que cambia hora tras hora durante el día y según la época del año.
Rei Naito, expone en este interior cavernoso a Matrix, única obra que contiene el Museo de Arte de Teshima. Quedan íntimamente fusionadas, de tal manera, que la lectura de la obra es una sola. Las gotas de agua se escurren por las superficies blancas del interior del edificio, interactuando con un público silencioso y atento que trata de captar los estímulos que se le presentan al entrar al edificio. Se trata de restablecer así, la sensibilidad de la vida humana dentro de la arquitectura.
La estructura del Museo es compleja, por lo que para la ejecución se tomaron medidas de refuerzo especiales. Sin embargo, la construcción de la misma, es considerada simple y lógica.
Para restringir la cúpula en la altura deseada, recrear las formas onduladas exactas, y lograr una losa de 25 centímetros se recurrió a cálculos estructurales y exámenes del material, tomando la medición en aproximadamente 3.500 puntos.
La técnica utilizada para la construcción fue instaurada por Oscar Niemeyer a principio de los años ’70, donde se toma la tierra del terreno como soporte del proyecto y luego se excava para dar lugar y liberar el interior del espacio.
En este caso, se tomó la propia tierra del suelo natural de la Isla para realizar el montículo donde se colocaría una capa de mortero, junto con la doble malla de hierro para reforzar el hormigón. Aproximadamente, tomó 22 horas y 120 individuos, sin parar, para realizar el llenado correspondiente, para luego dejar encofrar por 5 semanas, y así lograr los resultados obtenidos.

03_IMG07_Rosso

Geometrales (http://www.designboom.com – fecha de consulta: 10.12.2014)

03_IMG08_Rosso

Geometrales (http://www.designboom.com – fecha de consulta: 10.12.2014)

Tanto Ryue Nishizawa como Rei Naito, identifican la visita al Museo de Teshima, como una experiencia sensorial. Donde la arquitectura y la naturaleza, con sus colores, sonidos y olores cambiantes, están íntimamente conectados y crean una combinación donde el individuo es parte de su propia experiencia.
La obra arquitectónica del Museo, junto con la obra de arte en sí misma, es una de las tantas experiencias de investigación del espacio en la arquitectura contemporánea japonesa. La abstracción, las formas claras y puras, la presencia de la luz como elemento de la obra, ayudan a restablecer la interacción humana con la arquitectura y la naturaleza.
Asimismo, resulta interesante comprobar el interés japonés de recomponer islas perdidas en los mares contenidos, con fuertes impactos de arte, cultura y arquitectura. Sin duda que el Museo de Arte de Teshima, es un claro ejemplo de este plan de reconstrucción.

03_IMG09_Rosso

Plan del Museo de Arte de Teshima. (http://www.designboom.com – fecha de consulta: 10.12.2014)

03_IMG10_Rosso

Naturaleza, arte y arquitectura. (http://www.designboom.com – fecha de consulta: 10.12.2014)

«The architecture aims to create a dynamic space that is both closed for the work of art and the environment and
open at the same time. Our goal is to generate a fusion of the environment, art, and architecture, and we hope these three elements work together as a single entity.»  Ryue Nishizawa

Referencias:

http://www.benesse-artsite.jp. Fecha de consulta: 9.12.2014

GUÍA DE VIAJE 2012. Arquitectura Rifa Gen 05

TESHIMA ART MUSEUM HANDBOOK. Rei Naito, Ryue

Nishizawa, Kayo Tokuda. Japón, April 2011.

EL CROQUIS Nº155. Sanaa 2008 – 2011, Arquitectura inorgánica. Madrid, 2011.

Publicado por | 6 de junio de 2015 - 20:35 | Actualizado: 6 de junio de 2015 - 20:37 | PDF

Palabras clave: , , , ,