Tematización 1: Estetización de la vida cotidiana

En la clase del 6 de abril comenzamos con el desarrollo de la tematización 1: Estetización del mundo. Lo que se presentó fue una propuesta de genealogía de la estetización de la vida cotidiana que incluía temas como son la crisis de la modernidad, las crisis del sujeto, el giro lingüístico y la estetización generalizada.

Crisis de la modernidad: Está relacionada con que entra en crisis la noción de proyecto moderno, la noción de progreso. Aparece ciertas complejidades como por ejemplo posturas en relación a la inclusión, la exclusión, los derechos humanos. Se puede visualizar que no hay un progreso que podamos concebir como natural.

Crisis del sujeto: está relacionado con el desmoronamiento de ese proyecto político. Se rompe el Estado Nación, que implicaba cierta producción de sujeto. Aparecen otras formas de sujeto que no se remiten a la familia, el Estado, la patria, la tradición. Por ejemplo las mujeres dentro de la sociedad se empiezan a pensar diferente.

Giro lingüístico: está relacionado con el tema de la verdad. Para ver dicha noción podemos ir a la propuesta de M. Foucault en su texto Las palabras y las cosas. Las palabras ya no son las cosas. No hay neutralidad en el lenguaje porque construye mundos. La palabras están enmarcadas en lógicas discursivas. El sujeto es construido desde múltiples miradas. El sujeto es construido históricamente (como relato, como fábula) ubicado en cierto horizonte de significación. Hay un cambio en las matrices del lenguaje. También se produce lo que se llama el giro post-pictorial. Hay un giro de los enunciados que hacen a la imagen. Se empiezan a tejer otros sentidos en relación a la imagen. Ejemplo: una propaganda de Mac Donald en la que se canta PAPAGENO Pa-pa-pa-pa-pa-pa-Papagena! Papageno es uno de los personajes principales de La flauta mágica de Wolfgang Amadeus Mozart, y Papagena es su contraparte. Se utiliza un repertorio otro que está haciendo alusión a la papa frita de mac donalds. La imagen trae otras imbricaciones. No vemos la papa frita según una composición visual sino a través de otro genero: la opera. La cosa es en relación a un discurso que se teje en relación a ella. Aparecen otros discursos del diseño, la propuesta de la ergonomía, la propuesta que se orienta a lo social. Esos discursos nos hablan de formas de habitar el mundo. No podemos pensar lo estético como cosa sino como los discursos que aparecen en relación a lo estético. La crisis de la modernidad tiene que ver con ese giro. El conocimiento no es está en la cosa, ni en lo aparente, sino en lo discursivo. El lenguaje es algo que circula. No es objetual.

Estetización generalizada: Gianni Vattimo en su texto “La sociedad transparente” plantea que en la década de los 70 hubo un quiebre con respecto al discurso moderno, apareciendo otros discursos que podemos llamar posmodernos, o tardomodernos, u otras nominaciones, que lo que hacen es una crítica de lo moderno.

Una vez presentando los puntos de la tematización se comenzó con el desarrollo de la misma, partiendo de un texto de Marc Jiménez. Con Jimenez lo que trajimos son tres razones para no argumentar lo estético desde un modo de historizar cronológico (enciclopedias, manuales, diccionarios) que nos ayuda a abrirnos a otro modo de historizar: la genealogía. Es una mirada sobre lo estético.

1. La diversificación del sentido de la palabra estética. Si vamos a lo que escribió Platón, el estaba inmerso en una manera de habitar el mundo, que tiene que ver con lo político, lo social, con ciertos valores que circulan. Sus definiciones son contextuales en lo social-político-cultural-histórico. Estaba inserto en una lógica ciudadana, que se tejía con la preocupaciones del momento. Lo bello para ese momento tenía que ver con algo que nos hacía más humanos. Desde esa propuesta podemos pensar lo estético inmerso en una red matriz cultural. Entonces el sentido de lo estético va a tener que ver con una episteme, una condición epocal de producción de subjetividad, concepciones, modos de construir sujeto y saberes.
2. Si tomamos lo estético del arte no podemos hacer “una” historia de la estética porque el arte es una definición variable, relativa. Por ejemplo, hoy podemos integrar el urinario de Duchamp a la categoría de obra de arte. Hay otras historias que incluyenn los Ready Made de Duchamp. Desde lo genealógico no habría una obra mejor que otra, cada obra es en su contexto. Aparece como valor lo relativo, que nos hace salir de la noción clásica de estética como belleza. Estamos siempre en esa tensión entre el idealismo y el relativismo en nuestros discursos.
3. La definición de estética aparece en un momento, en una fecha (1750) con Alexander G. Baumgarten. La estética Baumgarten la define como disciplina que trata de lo bello, entendido en el sentido amplio que abarca lo artístico. Desde lo genealógico lo estético está relacionado con el acontecimiento. La definición disciplinar tiene que ver con la relación del hombre con el mundo a través de lo bello, del gusto, de la experiencia sensible, que puede ser estudiable, categorizable. La noción de lo estético desde la genealogía se relaciona a formas subjetivas, a valores. Cuando salimos de la noción de “historia” del arte aparece otros modos de historización, que son críticos, reflexivos del modo tradicional de hacer historia. El modo de llegar al conocimiento desde lo disciplinar es través de la razón, de las facultades cognitivas, de formas de conocer que se validan en la modernidad, en una apuesta al método racional científico. Se instaura un discurso bipolar sensibilidad/razón. ¿Que modos de trabajar aparecen en las escuelas?: plasticina, matemática. El niño pasa por una matriz y se produce una subjetividad. Se encuentra en esa oposición arte-ciencia, sensibilidad-razón. Pero sin embargo cuando está pensando está siendo conmovido, el sentir y el pensar no están separados. A nivel del pensamiento podemos entender que la dicotomía no se sostiene, pero hay algunas prácticas que se sostienen en esa dicotomía (ejemplo: los protocolos de la CSIC y la adecuación de los proyectos de diseño y de arte a esos protocolos para poder ser financiados).

Esas prácticas entrenan el deseo y la pasión desde la razón. Aparece lo dualista: historizando podemos encontrar a Descartes, y su ciencia moderna, en oposición al Romanticismo, que se recuesta a la emoción, pero tratando de dialogar con la razón, que era lo que primaba en el neoclasicismo. Eso se produjo en lo que podemos reconocer como Iluminismo, en el S XVIII de la Revolución Francesa, que fue el principio de una modernidad solidificada. Hay una expansión de los mercados, una colonización del mundo. En ese contexto hay enunciados que se preservan y otros que se apagan.

Entonces si lo estético es algo más que lo disciplinar, y tiene que ver con lo discursivo y con esos enunciados que emergen en ciertas condiciones de posibilidad, se lo puede concebir en su sentido expandido. Lo podemos relacionar con el discurso, la imaginación, la sensibilidad, con modos de pensar-sentir-actuar, sabiendo que aparece en dualidad con el conocimiento racional.

Desde ese marco genealógico podemos visualizar el sujeto inmerso en su cultura y podemos ver la construcción de la imagen. Aparecen cierta producción de miradas en clave histórico social, discursiva.

Cartografía de enunciados estéticos

Para pensar los enunciados que aparecen en relación a la producción de sujeto e imagen fuimos a algunos trailers, pinturas, textos. Nos preguntamos de qué va lo moderno en esta crisis de la modernidad.

La noción de enunciado la traemos con Bajtín. El plantea que el enunciado es más que la oración. Habla del mismo como un emergente discursivo significativo. Por tanto el enunciado puede emerger de lo verbal, de la imagen, del texto, etc. Aparecen lo enunciados estéticos que tienen que ver con lo significativo, lo relevante.

A- Lo primero con lo que se trabajó es con el manifiesto futurista. Los estudiantes lo asocian con el fascismo, con el movimiento, la velocidad, la fuerza. Surge antes de la primera guerra mundial. Al manifiesto lo escribió Marinetti. Vemos que aparecen ciertos discursos, ciertos enunciados estéticos que tienen que ver con el contexto de una Europa convulsionada, con cambios a nivel de lo urbano, la emergencia de “los” Estado Nación y la concepción de ciudadano. Se inaugura el momento de la velocidad, que es diferente a otros momentos. Fue una forma de contraponerse al modelo clásico, un nuevo modelo estético, de la velocidad, de la tecnología, del automóvil. Es el lugar de la ruptura. El individuo en masa es una forma de producción de sujeto. Hay un disciplinamiento del cuerpo y de la masa. Esto lo decimos en clave foucaultiana.

B- “Tiempos modernos”: Los estudiantes traen repertorios: la alienación del individuo, la máquina que desplaza al hombre. Hay una estética de la máquina, desde la caricatura desde la mecanización propia de la modernidad. El hombre es un sujeto maquínico. Hay una sujeción que irrumpe como novedad. Es el acoplamiento del hombre a la máquina.

C- Después pasamos a “El hombre nuclear” (el hombre de los seis millones de dólares). Aparece: hombre biónico , partes de máquinas, organismo cibernético poderoso, tecnología, máquina, mapas de imagenología. En lo económico está presente los 70. Hay un contexto que produce ese sujeto y esas imágenes.

D- “Blade runner” (film): Son hombres avanzados, modelos ciborgs. Esos androides empiezan a tener vida con emociones, sentimientos, cuestiones que son características del sujeto. En un momento no se sabe quien es el humano. Hay una humanización del replicante. Nos lleva al cuestionamiento.

E- Johnny Mnemonic: Intercambio de memoria, construcción de una arquitectura de lo cibernético. Puede mover objetos sin tocarlos. Les pasa información a otros. En un momento piden por su cabeza. Emerge un sujeto protésico. Y para que se comunique eficazmente amplifican sus sensaciones. Aparecen otras corporalidades.

F- The cell: Trajes para meterse en mundo de lo consciente, de las fantasías, de los sueños, travistiéndose, para llegar a la parte oscura. Una sujeción de las subjetividades, en donde juega una mirada psicoanalítica.

Todos los repertorios que aparecieron a partir de esas producciones están aludiendo al cuerpo como enunciado estético. Esto nos sirve para comprender el planteo de Jimenez en relación a que los enunciados estéticos, en su forma ampliada, están implicando otras dimensiones como son lo tecnológico, lo capitalístico, la comunicación, el discurso, lo temporal, lo epocal, el cuerpo atravesadas por lógicas glocales.

Este ejercicio de visibilización de los enunciados en esas producciones nos ayudan a pensar la cuestión de la crisis de la modernidad.

Subirats en su texto El alma y la muerte (1983) plantea que los arquitectos y urbanistas pioneros del movimiento moderno ligados a la tradición racionalista del pensamiento de la Ilustración, traían ciertos ejemplos de construcción, ciertas lógicas proyectuales, ciertos discursos, enganchados a la civilización industrial y al progreso. Las cosas no se reducen al aquí y al ahora sino que hay una ubicación hacia el futuro. Eso tiene que ver con valores modernos. La modernidad es la que aparece en el quattrocento pero también la que aparece en el S. XVIII.

Las ideas propias de esa segunda modernidad se empiezan a desviar produciendo ciertas subjetividades. Esa producciones de subjetividad desgarran el ser. La operativas de las lógicas abstractas destierran el ser. Cae lo que había definido la secularización moderna: la unidad entre el progreso (desarrollo social, económico, tecnológico) y la realización humana. Se hace visible lo paradojal: Lo que el Renacimiento y la ilustración promovieron (el crecimiento y la emancipación del humano a partir del uso de la razón) fue lo que no sucedió.

Subirats dice que la crisis de la modernidad tiene que ver con el desgarramiento del sujeto. El desgarramiento aparece en una tensión de la individualidad exacerbada, lograda a partir del pensamiento científico y crítico de la Ilustración, con la nueva individualidad masificada, cargada de futuro y condicionada por la máquina y la racionalización de la existencia humana. Eso tiene que ver con la crisis del sujeto y lo podemos ver en los enunciados estéticos, cargados con imaginarios, sensibilidades, contextos culturales, que nos muestra un aquí y ahora.

Crisis del sujeto

Abrimos a un nuevo recorrido por imágenes para ubicarnos en la crisis de la modernidad, a través de la crisis del sujeto: la estructura del desgarramiento. Como vimos tiene que ver con una crisis que se da entre la tradición clásica y la metrópolis industrial, con la sociedad de masas y del espectáculo (en los 50), el biopoder (Foucault, como se resuelve la situación para ser gobernable; a través de lo estadística por ejemplo).

Vamos a una cartografía de enunciados estéticos en diferentes momentos para ver como se construye la imagen para dar cuenta del sujeto:

– Peruggino (1482). En la imagen se puede identificar lo religioso, hay una perspectiva, una forma de ver el mundo, un ordenamiento simbólico que incluye otra dimensión, la de ordenar los cuerpos. Se ve la jerarquía. Está dada de forma secularizada, se destrona a Dios. Se organiza el mundo, el espacio, el tiempo de acuerdo al hombre (antropocentrismo). Se compone, se calcula, para ubicar al hombre en un espacio finito (a priori, limitado), racional. Jesucristo como centro. Es un espacio geométrico, ortogonal, calculado, perspectivado. Hay una crisis de la subjetividad: una sujección del ser, lo fija para toda la vida, se inmortaliza lo que sucede ahí.

– Durero (1528). Sujeto posible de ser medido. Estudio de las proporciones, del movimiento. Un sujeto ideal, racional. Hay una instrumentalización, una racionalización del cuerpo, que no es inocente. Una modelización, un ordenamiento, una institucionalización. El hombre es la medida de las cosas. Que pasa al hoy? Lo podemos ver en la bulimia y la anorexia.

– Velázquez (1656) El artista trae al cuadro la situación de su vida, produciendo una relación de miradas, un sujeto que mira. Aparece la escenificación planificada. Ya es otra cosa. El espacio no es geométrico. Es espacio simbólico. Un sujeto producido desde diferentes perspectivas. Es el en su producción que construye al otro, su mirada. Involucra al otro, lo hace cómplice. El que mira queda atrapado y co-crea la obra.

– Hogarth (1732). Su producción es en la Ilustración, aparece la idea de bien común, de progreso. Se construye un sujeto moral. Ciertas posibilidades de vida los lleva a algo. Ordenamiento de lo moral. Lo enunciados morales son parte de lo estético. El diseño tiene como enunciado ser el mejor diseño, dar respuesta al entorno.

– Turner (1842). Romántico inglés que pintaba paisajes. Vivía la experiencia. El sujeto está implicado, no es ajeno. Hay una subjetividad inherente. Hay un adentro subjetivo en relación a ese entorno tormentoso. El sujeto puede recogerse, puede detenerse. El modelo está fuera de los cánones de la academia. Con su propuesta nos invita a tener la experiencia que tuvo el, a mirar desde ese lugar en donde arte y vida se empiezan a fundir, y producen un evento.

– El aficionado de Picasso: Para Subirats ahí está el hombre desgarrado. La producción de Picasso es parte de ese movimiento moderno que se despega del pasado.

– Duchamp (La fuente, 1917). Un hecho controversial en relación al arte. El sujeto produce un gesto. El gesto produce la obra de arte. El sujeto puede producir co-creativamente. Somos artífices. Pone en jaque el valor unitario (la contemplación, la fruición, la experiencia estética). Pone en evidencia la operación museo, la institucionalidad del arte.

– Matosas (artista de Mercedes): hace las fachadas de algunas casas de la ciudad. Usa el mosaico y el motivo es el pantocrator, Dios en todo su esplendor. Trae como referencias otras imágenes. Deja su legado estético.

Aparecen otros escenarios, otros espectáculos, otras dimensiones que hablan de esa expansión de lo estético. En esa amplitud se incorpora la espectacularización de la vida cotidiana. Emergen otras producciones de subjetividad.

Gianni Vattimo plantea que solo si el ser deja de pensarse como algo inmortal e inmutable y se piensa como acontecimiento, si pensamos en un mundo de la vida fuera del fijismo, ahí es que podemos expresar la experiencia de la vida. Si pensamos lo estético ampliamente podemos experienciar radicalmente.

Conocer genuinamente lo que se está traduciendo es poder abrir a otra experiencia. No es fácil. Llevamos la cosas adonde tiene que estar. Ahí tiene que suceder. ¿Cómo? ¿De que modo llevarlo?

Lo abordado en la clase nos marca de que se trata la estetización de la vida cotidiana: pensar los enunciados desde el marco contextual, lo estético en relación a la producción del sujeto y la subjetividad, el desgarramiento del sujeto, la experiencia estética. Desde otras perspectivas lo estético es contextual, epocal, producción de subjetividades. En lo visual opera algo más que lo formal. Hay fantasmáticas, valores, subjetividades. Nos situamos desde una complejidad de lo que es lo estético.

Desde los desarrollado y con una lectura más profunda de la bibliografía es que podrán organizar para el examen el tema Estetización de la vida cotidiana, en relación al quehacer del diseñador de comunicación visual.

Textos digitales:

traducción de trozo de Qu’est-ce que l’esthétique ? Marc Jimenez

BAJTIN cap. Géneros Discursivos

El ocaso del sujeto, J.C. Melich

El alma y la muerte. Subirats, Eduardo

Publicado por | 12 de abril de 2015 - 18:41 | Actualizado: 28 de marzo de 2016 - 13:52 | PDF

Deja una respuesta

Debes identificarte para comentar.