Clase «Modernidad y estetización de la vida cotidiana» y lanzamiento Reseña 2

Apuntes de clase a cargo de la Br. Virginia Cavallaro

Modernidad y estetización de la vida cotidiana
Encrucijadas de la vida cotidiana.
Martin Heidegger y Walter Benjamin

Walter Benjamin: la experiencia y el vivir, experienciar.

La próxima entrega de reseña se da la clase siguiente del 2 de octubre.

Washington realizó la presentación de la segunda reseña, donde los estudiantes leen los siguientes textos de ambos autores:
La época de la imagen del mundo, de M. Heidegger (1938)
La obra de arte en la era de su reproductibilidad técnica (1936)

En la página de Estética y Diseño se puede acceder a los textos http://www.fadu.edu.uy/estetica-diseno-i/resenas/ y el plazo está previsto para el 23 de octubre, porque el lunes 16 es feriado. La semana del lunes 9 de octubre no hay clases porque se toman exámenes.

Estas reseñas constituyen la preparación para el parcial, es un entrar en contacto con los materiales del curso. El mismo se hace con lo trabajado en el mismo y de las reseñas se incluye un texto en el parcial para generar un sentido ajustado.

Hoy les presentamos la segunda reseña, a partir de la lectura de dos textos los estudiantes presentan su comprensión e interpretación del diálogo entre los autores.

Primero, La época de la imagen del mundo de Heidegger, y el segundo texto La obra de arte en la era de su reproductibilidad técnica, de Benjamín. Ambos están disponibles en la página de Estética y Diseño 1 como se dijo antes. Y el plazo máximo de entrega, para el parcial y ambas reseñas es el lunes 23 de octubre.

El parcial se realiza con lo trabajado en clase, lo expuesto en los teóricos, lo trabajado en los prácticos de cada clase y las reseñas. Además proponemos en el parcial, un glosario en el mismo para que busquen palabras en un determinado texto.

La clase de hoy, con la exposición de Washington, es parte de una rotación para aproximamos a los contenidos de la segunda parte del programa. Nos estamos acercando con esta clase a la Unidad 2 del programa del curso http://www.fadu.edu.uy/estetica-diseno-i/programa-y-bibliografia/
La propuesta de la clase de hoy radica en la estetización de la vida cotidiana y la reproductibilidad técnica de la obra de arte, los cruces entre la estetización y la reproductibilidad en la Modernidad de la vida cotidiana.
A partir de lo trabajado en la clase práctica anterior con los textos sobre algunos diseñadores, proponemos cruzar con lo teórico respecto a las distintas epistemes, la caza de citas antes expuesta, y la anterior clase práctica sobre repensar el concepto de imagen que todos tenemos mediante Wunenburguer y Durand.

Hay una cantidad de capas, de enjambre de imágenes que se presenta cuando uno se coloca frente a otra imagen. Entonces ¿qué caracteriza a lo moderno? se pregunta Heidegger, y esto lo alojamos para pensar el diseño.
Un diálogo entre Heidegger y Benjamin para transitar este recorrido con la característica de lo moderno. Desde aquí los “fenómenos” (Erscheinungen) modernos de Heidegger, no es la historia a la que estamos acostumbrados de períodos o nombres específicos e individualidades.

El autor determina los siguientes fenómenos, en este modo de ser modernos:
La ciencia como investigación.

La mecanización de la técnica.

La estetización del arte.

La politización de la cultura (cuando la cultura parece exigir un cuidador de sí mismo para seguir sobreviviendo).

La secularización de la religión.

En la ciencia como investigación, la metafísica no implica conceptos de lo estático y de lo eterno. ¿Cuáles son las condiciones en las que emerge esos acontecimientos/fenómenos?

¿Cuáles son esas condiciones típicamente modernas?
Se sugiere una manera de comprender el mundo, de entender. Desde aquí podemos traer la alegoría griega del symbolon donde en ese encuentro se juntan las partes de la vasija pero no están todos los fragmentos; allí lo simbolizado no es completo. Abordando lo imaginal trabajado en las clases prácticas, Heidegger nos plantea detrás de los acontecimientos una manera de entender el mundo; una forma de interpretar la verdad.

Volviendo a los cinco fenómenos de este autor ¿dónde se puede alojar el diseño? ¿Puede estar integrado en uno de los cinco o no? Los estudiantes en clase opinan y exponen sobre en dónde podían ellos ubicar el mismo diseño; proponen modos de ver el diseño y sugieren la mecanización de la técnica, la estetización del arte y la politización de la cultura. Los estudiantes encuentran vinculaciones, como un engranaje, donde el diseño opera en diferentes lugares.

Por lo expuesto nos preguntamos ¿Exige el diseño un ítem más a partir de los cinco o no?
Al respecto, lo que trae Heidegger sobre la ciencia nos hace repensar los fundamentos del diseño, porque aparecen ciertos aspectos, interpretados en el transcurso de esta clase a partir de esos cinco fundamentos. Entonces nos preguntamos nuevamente ¿el diseño circula transversalmente? ¿Podemos nosotros entender estos cinco fundamentos a través de ellos mismos? Por ejemplo, entender la ciencia a través de la mecanización de la técnica o de la estetización del arte. ¿Podemos entender la secularización de la religión mediante la mecanización de la técnica y la politización de la cultura?

Heidegger se pregunta qué entiende por la ciencia moderna y su investigación cuando comprende determinadas características de la misma ciencia. Comienza con la dimensión del proyecto, del método y de la empresa.

En la primera dimensión aparece la proyección, donde la ciencia parece anticiparse a un determinado espacio, una anticipación de determinadas situaciones y acontecimientos.
La anticipación se encuentra en nuestra vida cotidiana, se planifica allí.

Luego en la segunda la dimensión del método hay un procedimiento que nos guía en esa anticipación, necesitando del mismo para realizar la anticipación. Aquí la especialización se hace presente.

En el tercero, la dimensión de la empresa, nos situamos en la institucionalización. Por ejemplo, el diseño como una carrera académica que incluye determinadas nociones, métodos, materias y un programa. Ser licenciado en una cierta cantidad de nociones del saber. Y a partir de esto en la institucionalización aparecen cátedras universidades en relación a las mismas prácticas del diseño.

Estos tres aspectos la dimensión del proyecto, del método y de la empresa, emergen como una manera de entender y de ver el mundo según Heidegger.

Aparecen dos mundos, el mundo es ahora representación sistemática y el hombre se vuelve subjectum, sujeto del mundo. Al respecto, se expone el cuadro de Las Meninas de Velázquez para trabajar en relación a estos temas. Esta obra nos trae, suponemos, la representación del mismo pintor en el cuadro. De lo trabajado antes en clase podemos evidenciar que lo moderno tiene la confianza en la razón y el recurso de la perspectiva geométrica utilizado por Velázquez. La perspectiva geométrica nos sugiere un modo de ver las cosas es un método que intenta la recuperación de un modo de ver, una racionalización de la percepción. Las proporciones, el volumen, las relaciones de distancias sugeridas, la relación luz y sombras, y el color.
Los reyes y el pintor están fuera del cuadro pero aparecen en el centro del mismo. Del modo en que está expuesto el cuadro hay una relación y un vínculo entre quienes lo ven y habitan en el cuadro como si estuviéramos dentro del mismo. A partir de esto, Velázquez está trascendiendo los límites de la representación a través del realismo español. Vemos la imagen en relación a la percepción en el lugar de uno, en relación a la imagen. En este ejemplo la perspectiva geométrica aparece como la forma de recuperar distancias, para de acercarnos a una determinada realidad. Se está caracterizando geométricamente lo real a través de un recurso humano que es constitutivo de lo real.

El ojo organiza determinadas formas en el cuadro donde este realismo tiene que ver con cierta construcción del espacio. Desde esta perspectiva, se interpreta el espacio con la geometría y las relaciones espaciales.

Luego se relaciona en clase esta obra con un fragmento del texto Las palabras y las cosas de Foucault, a través de todo esto parecemos participar del ámbito de la referencia en la imagen. La representación se separa y los reyes están en el propio cuadro con Velázquez también. Retomando las palabras de Heidegger el mundo se vuelve imagen-representación y el hombre se vuelve sujeto. Aparecen constructos, construcciones teóricas para resolver un cierto problema, o modos de interpretar. Estamos rodeados de producciones propias del ser humano. En el caso de lo moderno, en Foucault al pensar el cuadro de Las Meninas, un mito vuelve representación todo lo que nos rodea y no deja de ser mito desde la perspectiva geométrica. El mismo sujeto es el que pone la geometría para entender el espacio. El propio pintor se ubica en el cuadro, nos hace cómplices y luego coloca a los mismos reyes. El mundo se ha vuelto representación porque nosotros, los hombres. lo hemos organizado en determinadas imágenes del mundo. La representación ha tomado independencia en esto de pensar lo moderno desde el cuadro de Velázquez.

En relación a lo trabajado en la clase práctica pasada sobre diferentes diseñadores y en relación a la episteme moderna, volvemos a Heidegger con el método, la proyectación y la especialización. Lo que emerge como regla, un algo determinado para lograr las anticipaciones de las antes abordadas; un determinado campo de conocimiento donde se plantea una sistematización de lo que se habla ante el método, la racionalización, anticipación y prevención. Todo esto se encuentra en el progreso moderno, aparecen pautas y estrategias a seguir es cierta resonancia a los tres puntos de Heidegger. Se detectan pautas, estrategias y especialización, en relación a una perspectiva foucaultiana, hay un fin que se persigue, un algo a reproducir, un método de ejecución y un ordenamiento.El mundo se ha vuelto representación porque nosotros mismos lo hemos organizado de determinada manera. Visto desde esta obra de arte, el mundo se ha vuelto imagen por el modo en que lo estamos viendo juntos.

Más tarde se trajeron citas de uno de los diseñadores trabajados en la clase práctica , Ruben Fontana, y no preguntamos ¿qué dice el diseñador que nos resuena dentro de la episteme moderna?

Los estudiantes durante la clase práctica habían recuperado de Fontana lo siguiente: determinadas estrategias, pautas, metodología, sistematización, institucionalización, racionalización, especialidad, anticipación y proyección. Hay un valor que vimos en la episteme moderna qué es lo de alcanzar lo mejor, el progreso. Una sistematización para encontrar una mejoría por algo que se produce. Y las especialización se anidan en esa persona que se encarga de hacer diseño, con la posibilidad de repetir en la relación entre la mecanización y la técnica dentro del mismo diseño.

Entonces si Heidegger nos dice que el mundo se vuelve representación, a nosotros nos parece real cuando el mundo está organizado en determinados espacios como en el cuadro de Velázquez. Estos son los fundamentos de aquella ciencia que tiene tanto proyección, método e institucionalización. Parece que lo que es representación y sujeto en la ciencia moderna está también en el discurso del diseño, como lo vimos en la primera bajada foucaultiana. En este discurso del diseño cuando se habla de proyectos está hablando de determinada estrategia, de una pauta y unas reglas a seguir. Todo esto en una meta en común con determinado fin y un cierto método de lo que se pretende realizar. Es una institucionalización que persigue una planificación y un ordenamiento.

En una segunda perspectiva, del orden neokantiano, pensando en Cassirer y el mismo Heidegger, la imagen tiene una cierta relación con el lenguaje o con la palabra en la segunda coordenada del curso de Estética y Diseño 1. Esos lenguajes introducen y nos guían a una determinada manera de ver, con determinados lenguajes que inciden en la misma. En una segunda bajada, fruto de una experiencia práctica en una clase pasada donde la imagen aparece como productora de pensamiento e interpretación. Se manifiestan las nociones de Wunenburger y el régimen diurno y nocturno de Durand. Hay una relación entre el discurso, las enunciaciones y las palabras del diseñador con la episteme moderna; ahora lo vemos desde Heidegger. En esta segunda coordenada nos aproximamos a las imágenes que funcionan como enunciados pero no junto a las palabras.

Desde comienzos y mediados del siglo XX, se presentan nociones volcadas primero con Walter Benjamin y luego con Gianni Vattimo; hablamos de algo que denominamos estetización de la vida cotidiana. Sugerimos entonces una vinculación entre reproductibilidad técnica y el origen del diseño. Puede pensarse desde la posibilidad de reproducción de la imagen y emerge una democratización del arte según los comentarios de los estudiantes y se preguntan: ¿estetización como algo bello es un valor de la episteme moderna?

Luego de lo que se avanzó en el curso, nosotros asociamos el equilibrio, la forma y otras categorías que aparecen con el diseño, próximas a un modo moderno de ver el arte. Un algo es real en base a un procedimiento, a un método, a raíz de una convención que se instala no de un consenso total. Así consideramos el realismo como algo estático y universal. Los valores de decisión, la racionalidad y la sistematicidad se producen después de estar en marcha una técnica. Por la manera que entendemos el diseño y la episteme moderna, por los funcionamientos estrechos, a raíz de la manera en qué entendemos el diseño como práctica científica. Allí los anteriores se entienden como características del diseño mismo y nos preguntamos ¿qué conceptos se toman para caracterizar un modo de diseño?
Los estudiantes además propusieron determinados modos de ver, algo no natural, en este sentido un modo de entender la verdad en este mundo cotidiano. Entonces desde aquí ,todas las características anteriores para Heidegger tienen una cierta manera de ver que forma parte de la práctica de producción del diseño mismo. Se imponen ordenamientos y condiciones en el mundo moderno. Detectamos ordenamientos territoriales, temporales y geométricos en valores, en relación a la episteme moderna.

El mundo se presenta definido dentro de la episteme moderna sin alteraciones, nos proponemos llegar a esa perfección con un determinado método, llegar a ese único mundo. Frente a todo esto proponemos que pensemos en nuestros propios fundamentos del diseño. No es estar en contra del mundo moderno sino colocarse en pugna con lo moderno. Pensemos la situación con mundos inacabados y mundos acabados, de esta manera la versión moderna aparece como estática e indisoluble.

Es importante ver cómo los discursos de los diseñadores pugnan sobre el concepto de la belleza y la verdad. La noción de sujeto, que es un concepto moderno propiamente, nos invita a leer el texto de Rosalind Krauss que se llama La Originalidad de la Vanguardia y otros mitos modernos; allí abarca si las vanguardias se corren o no de lo planteado por el mismo proyecto moderno. A partir de esto nos preguntamos cuándo surge el sujeto y vamos a los orígenes de diferentes condiciones de posibilidad, en un marco foucaultiano. Desde allí vamos al surgimiento de un sujeto en el Renacimiento que se separa de la naturaleza. La naturaleza para una dimensión renacentista se vuelve un objeto. Aquí también aparece la noción de humanismo en este momento donde el hombre se vuelve sujeto.

Pero la noción de producción de subjetividad aparece en otro momento posterior, si bien la comparte Foucault, aparece en la episteme posmoderna o tardomoderna. Estos autores que venimos hablando nos sitúan en la episteme moderna porque los valores propios del proyecto moderno nacen en el renacimiento y se consolidan en en el siglo XVIII; es importante recordar que no estamos hablando de una temporalidad fija y lineal sino de otras temporalidades como ya se ha explicado en clases anteriores. Visualizamos con lo antes dicho, enfoques donde la modernidad todavía está instalada entre nosotros.

Retomando a la coordenada dos se muestra una obra de arte a la que se le sacan muchas fotos; es la mona lisa, una ia imagen rodeada de determinada manera y con varias protecciones. Luego se muestran un graffiti en la calle, con la misma gioconda en otra versión, contexto y lugar. Esta otra imagen tiene determinadas características diferentes que nos llevan a pensar en otros propósitos.

A partir de aquí pensamos en qué locaciones estamos ubicando esas imágenes y qué públicos están frecuentando esas imágenes. Nos preguntamos cúal es la pauta de que el primer cuadro sea la obra de arte y la imagen que se encuentra en el Louvre.

La imagen que se aloja en el museo de Louvre aparece con un vidrio curvo que separa a la gente de la misma; algunos hombres contienen a las personas que están observando esa imagen con una barra de madera que separa y marca otra distancia ¿Por qué se establece una extrema seguridad frente a una imagen y no frente a la otra? En el entramado lo que se juega es la idea de autenticidad y de esta manera tenemos una imagen que es la auténtica y otra que es una imagen de otra imagen de la Gioconda. El concepto de autenticidad y de origen se hacen presentes aquí.

 

Reseña

Realizar una reseña articulando los textos dede M. Heidegger «La epoca de la imagen del mundo» y de Walter Benjamin «La obra de arte en la época de su reproducibilidad técnica»

Textos:

heidegger_epoca_imagen_mundo

Benjamin_Walter_La_obra_de_arte_en_la_epoca_de_su_reproductibilidad_tecnica-3

Se pide una lectura atenta y comprensiva de cada uno los textos propuestos para cada reseña (2), de modo de identificar las nociones relevantes (ideas-fuerza) de cada autor y producir un diálogo y articulación entre las propuestas de los mismos. A su vez podrán integrar y articular nociones de interés encontradas en el desarrollo de la tematización que corresponda.

Fecha de entrega (con devolución del docente): 23/10

 Fecha final de entrega de las reseñas: 6/11

Observaciones

– La entrega de las reseñas forma parte de los requisitos de aprobación del curso. Puede integrar otras lecturas realizadas que sean apropiadas para la comprensión del texto. Cuide el orden sintáctico, ortográfico y argumental del texto.

-Se entregan según la siguiente pauta:

– letra arial, 12, interlineado simple
– máximo de hojas por cada reseña de 3 carillas
– encarpetado, con carátula previa donde estén los siguientes datos: nombre de asignatura, año del curso, equipo docente, nombre del estudiante, referencia de la reseña entregada.
– se exige que si utiliza citas del texto aparezcan entrecomilladas y que coloque a continuación entre paréntesis el nombre del autor, la fecha del libro y el número de la página donde consiguió la cita. – se exige que coloque la bibliografía consultada al final, en una carilla extra, según ISO 690 (ver en: http://www.fadu.edu.uy/biblioteca/referencia)

 

 

Publicado por | 27 de septiembre de 2017 - 12:59 | Actualizado: 10 de agosto de 2018 - 22:42 | [pdf]PDF[/pdf]

Deja una respuesta

Debes identificarte para comentar.