Encrucijadas de la estetización de la vida cotidiana (I)

ATENCIÓN: El cuestionario 2 se entrega mañana en horario de clase. Los que tienen atrasada la entrega del cuestionario 1 lo hacen mañana. La entrega del cuestionario en el día de mañana nos permite hacerle devoluciones previas al parcial. El 24/9 se hace el lanzamiento del parcial. Tienen dos semanas para prepararlo con entrega al 8 de octubre.. El 1 de octubre no tienen clase pues es semana de exámenes y parciales.

En la clase del 17/9 para seguir pensando en relación al proyecto moderno, en clave de producción de imagen en el territorio de cruce de la estética y el diseño, se retomó de la propuesta de Heidegger una de las manifestaciones  esenciales de la época moderna; la que corresponde a  la ciencia como investigación; y a partir de ahí ingresar en la noción de época de la imagen del mundo (Heidegger). Lo desarrollado en relación a esa noción permitió una articulación con la propuesta de Benjamin de la reproductibildad técnica de la imagen (aura y autenticidad) y de la hiperreproductibilidad técnica de la imagen.

La época de la imagen del mundo

Para introducirnos en dicha noción recordamos los rasgos de la ciencia como investigación: el proyecto (se organiza a través de él), el rigor (un aprendizaje de aptitudes y actitudes en relación a lo que voy a hacer), la ley y el experimento (como forma de limitar y dar sustento a lo que es la investigación), la empresa (el modo en que se organiza la investigación), la institución (como marco de esa empresa) y el método (lo que fundamenta en torno a la verdad). La ciencia como institución se basa en un método que está por encima de la cosa. El binomio sujeto-objeto aparece en esta mentalidad moderna.

En ese sentido “el conocimiento como investigación pide cuenta y razón al ente para que diga cómo y hasta qué punto puede ser puesto a disposición del representar” . La investigación se pregunta por el modo y los límites en que se dispone el mundo para la representación. Así la investigación está dirigida por dos preguntas ¿Como puede ser representado el ente?, y ¿Cual es el límite de la representación del ente? Para poder comprender el modo y los límites en que el mundo se pone a disposición del representar traemos a Alexandre Koyré (filósofo e historiador de la ciencia francés, de origen ruso). El mismo plantea que “El proceso del cual salió la física clásica [moderna] consiste en un esfuerzo para racionalizar, o dicho de otra manera, para geometrizar el espacio y matematizar las leyes de la naturaleza. A decir verdad, se trata del mismo esfuerzo, pues geometrizar el espacio no quiere decir otra cosa que aplicar al movimiento leyes geométricas.” Nos acercamos a lo que es el movimiento. Para entenderlo se usa la geometría. La ciencia moderna entre otras cosas se dedicó a matematizar el mundo.

Por otro lado, para comprender como es que le mundo se pone a disposición del hombre traemos a Foucault. Foucault investigó en relación a como es que emerge la episteme clásica (moderna). El encuentra que lo que la hace posible es el conocimiento del orden, recurriendo a la mathesis (vinculada a la matemática) cuyo método es el álgebra, constituyendo taxonomías y un sistema de signos para que podemos entender el mundo más fácilmente. Ese ordenamiento me sirve para entender y explicar el mundo, pero también para mantener el control del mundo.

Así cuando hablamos de el mundo como imagen, estamos hablando de un mundo matematizado y ordenado en categorías. Se construye una manera de ver que incluye el proyectar en donde se acomodan los aspectos del mundo en cierta temporalidad (lineal y progresiva). Se calcula para saber como se va a estar luego (la meteorología, por ejemplo). Una concepción del mundo, de entender el mundo, en la modernidad: el mundo es representación modelizada, sistemática. Podemos calcular y anticipar lo que va a suceder. La verdad en ese mundo medible aparece como la certeza, la seguridad que tiene el hombre en relación al mismo. Nos preguntamos si seguimos viviendo y pensando el mundo así como Heidegger lo plantea.

Para abordar lo trabajado con Heidegger e ir a lo que nos propone Benjamin, en cuanto a la reproductibilidad técnica de la imagen se reprodujeron una serie variada de imágenes, dejando entre una y otra que pasaran unos segundos, y se les propuso a los estudiantes que hicieran un ejercicio de identificaciones de tópicos que les parezcan semejantes o diversos. Los estudiantes hablan de: una progresión en el cambio de formatos vinculado a los cambios de las necesidades (necesidades de la masa); se ven procesos, resultados (producto final y acabado); la era de la industrialización; había coherencia en la serie de imágenes (una línea conductora); el límite de lo real se pierde en la dos últimas imágenes; la imagen está más presente (una ciudad repleta de carteles); hay un progreso que está vinculado con la estética; aparece la banalización; una reproducción hasta el cansancio solo porque se puede; aceleración de la comunicación, de las modas, de lo tecnológico, etc.

Esas transformaciones no están disociadas de la producción de imagen. La transformación de la imagen está en relación a los registros que se visualizaron (laboratorios de fotografía, los daguerrotipos, por ejemplo). Un solo retrato para preservar el momento, para retenerlo cuando hayan ausencias.

Se diseña afiches con esos recursos. Se remiten a fotografías para publicitar películas. Diseños mediatos o inmediatos. De ese modo, a partir de las aceleraciones se dan transformaciones de nuestras vivencias cotidianas. Transformaciones de nuestras experiencias, en cuanto a lo temporal (en las transformaciones del teléfono celular con sus aplicaciones, por ejemplo). Una periodización cada vez mayor, aparición de intervalos cada vez más pequeños.

A través de esas tecnologías tenemos acceso rápido a espacios de museos (museo de San Marco), a producciones de artistas (la Gioconda de Da Vinci).

En la imagen de instagram, un estudiante plantea que hay un cuadro en una de las paredes, pero que también puede estar pintado en la pared. Desde lo iconológico puedo decir en que momento se hizo. Otro estudiante dice que hay un halo, por lo que esa pintura puede estar vinculada a un espacio religioso, sagrado. Dicha pintura está ubicada en una de las celdas del Museo Nacional de San Marcos (Florencia, S XV). Hay cierta luz en ese espacio, que me lleva a tener cierta experiencia espacial. No se visualiza público observándola. Es un espacio vacío.

Sin embargo en el caso de la Gioconda hay mucho público mirándola. El espacio que se organiza entre la pintura y el público, se configura de forma diferente: hay dos vallas, una mesa o tabla y un vidrio cubriéndola. En el público algunos acceden a ver a la Gioconda a través de una toma fotografía con el celular. La experiencia con la pintura es la experiencia de tomarse una foto (distante) con la pintura (selfie). Una estudiante dice que a esa foto se le asigna el valor de que “yo estuve ahí”, “mira donde estuve”. Otra estudiante dice que le Gioconda se hizo famosa cuando la recuperaron después de su robo. Esa pintura tiene un privilegio que hace que la pueda experienciar de esa manera. Hay una Gioconda auténtica que estamos tratando de capturar para llevarlos a casa.

Las dos pinturas llevan a una experiencia similar en cuanto a que no hay una devoción por ellas.

Otras imágenes muestran que se puede usar programas para editarlas y generar otras propuestas. Podemos visibilizar que hay un cambio en la experiencia con la autenticidad: ¿cual es la Gioconda auténtica?

Podemos pensar a partir de estos recorridos como la imagen se transformo en la intermediaria con el mundo (el mundo como imagen), y por otro lado, como los avances tecnológicos posibilitan transformaciones en la vida cotidiana, intervenciones en como percibimos el tiempo. Y esas forma de percibir no parecen ser tan ajenas a los dispositivos con los que transformamos las imágenes.

En la serie de imágenes presentadas vemos las masificaciones y las transformaciones tecnológicas que afectan nuestra manera de ver el mundo. En nuestro contexto hablar de origen y autenticidad, quizás no tiene demasiado sentido, más cuando estamos en un mundo de fotografía y cine, en lo que Benjamin llama el mundo de la reproductibilidad técnica.

Esos recursos intervinieron en el arte , en la forma de producir arte, pero también en la forma de producir diseño. Pensemos en esas nuevas plataformas y aplicaciones, ¿cómo están afectando en los modos de producir diseño? Así tanto el arte y el diseño no escapan a las condiciones de la reproducibilidad. A través del la mecanización de la técnica, el arte se va descentrando de la idea de lo religioso.

Con los giros de las intervenciones tecnológicas se pasa de una obra de arte como pieza irrepetible; que guarda un origen del contexto que las produjo; a intervenciones en la calle (en tachos de basura), a producciones en el mundo de lo digital (que hace necesario hablar la hiperreproductibilidad técnica).

Aparece la posibilidad de ser los propios diseñadores e intervenir a través de programas y aplicaciones para entrar en pugna con obras fetiches, con aura, originales, irrepetibles.

Pdf clase: Clase Benjamin – Heidegger-2

Publicado por | 16 de septiembre de 2018 - 18:37 | Actualizado: 11 de agosto de 2019 - 00:13 | [pdf]PDF[/pdf]

Deja una respuesta

Debes identificarte para comentar.