Montevideo Shopping Center

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr
Conjunto de bóvedas de cañón corrido y de doble curvatura. Las paredes onduladas son utilizadas estructuralmente transformándolas en una serie de dobles ménsulas precomprimidas, anclándolas en el entrepiso, que funciona como un gran tensor.

Proyecto de estructura y techo: Ing. Eladio Dieste
Proyecto de arquitectura: Arq. Gómez Platero, Arq. Enrique Cohe

Dimensiones de la 1era. etapa:
- área 9800 m2 en 2 plantas
- bóvedas laterales autoportantes de cañón corrido: de luz libre 16 m, flecha 2.60 m, altura de pilares 11.3 m
- 30 bóvedas centrales de doble curvatura: luz transversal libre 8 m, flecha 1.63 m
Fecha: enero 1984 - mayo 1985

Dimensiones 2da. etapa
- área 4000 m2 en 2 plantas
- 16 bóvedas laterales autoportantes de cañón corrido: luz libre 10 m, flecha 2.21m
- bóvedas centrales de doble curvatura: luz transversal libre 8 m, flecha 1.42m
Fecha: julio 1988 - diciembre 1988

El Centro Comercial está ubicado en un barrio residencial, cercano a la Rambla sobre el Río de la Plata. En la primera etapa se construyeron 9800 m2 en dos niveles. La cubierta superior se compone de un conjunto de bóvedas cilíndricas y de doble curvatura. Las bóvedas cilíndricas, de cañón corrido de 16 m de luz transversal, forman los laterales del techo. El centro del techo está formado por una serie de 30 bóvedas de doble curvatura, con lucernarios y sin tensores. Las bóvedas están construidas en ladrillos huecos (bovedillas 25x25x10) unidas con mortero de arena y portland y una capa de 2.5 cm de espesor. Para mejorar el condicionamiento térmico se aplicó encima de la arena y portland de terminación, poliuretano expandido (e=2 cm) pintado de blanco, para protegerlo de la radiación solar. Bajo las bóvedas centrales se desarrolla el tránsito peatonal que accede a los locales comerciales alojados en las bóvedas laterales.

Aprovechando el desnivel del terreno los muros son de simple altura de un lado y de doble altura del otro. Los muros fueron proyectados ondulados para absorber el empuje de las bóvedas laterales al actuar como una ménsula precomprimida en correspondencia con la generatriz de la pared ondulada. De esta forma el empuje de las bóvedas laterales de cañón corrido se trasmite al entrepiso, que también precomprimido actúa como
tensor. Como el empuje de las bóvedas laterales es mayor que el de las centrales, la diferencia se absorbe a preso-flexión con un puntal curvo alojado en la parte inferior de la bóveda de doble curvatura. Los muros ondulados no solamente cumplen una función estructural, sino que además generan un movimiento de luz y sombra que rompe la monotonía que supondría un muro recto de tales dimensiones. Los muros son dobles de ladrillo de fábrica (25x12x5) vistos, unidos con mortero de arena y portland y aislados con poliuretano expandido.

En la segunda etapa se construyó un cuerpo de dos niveles que intercepta al centro del edificio anterior. El techo de bóvedas es similar al de la primera etapa pero con un metraje menor (4000m2 en dos plantas). Las paredes son rectas y resueltas con estructura de vigas y pilares de hormigón armado. Este cambio de diseño fue el principio de una serie de incorporaciones de edificios de variado estilo que fueron integrando el complejo comercial y que, irremediablemente, desdibujaron la intención estético formal del proyecto inicial.